NOTICIAS

Siete tendencias que pueden transformar la educación en América Latina.



EDUCACIÓN A DISTANCIA


Puede que las herramientas que modelen las escuelas del mañana ya hayan sido inventadas, sin embargo, no mucho ha cambiado en términos de los desafíos del sistema educativo. Según datos de la UNESCO, 263 millones de niños y jóvenes no van a la escuela y cientos de millones de jóvenes son analfabetos. En América Latina, uno de cada cinco jóvenes de entre 15 y 24 años no está en el sistema educativo y el 60% de ellos proviene de los sectores más pobres.


De acuerdo con el Informe de Desarrollo Mundial del Banco Mundial, con cada año adicional de escolarización, los ingresos de una persona aumentan entre un 8% y un 10%, especialmente en el caso de las mujeres. Pero no basta con ir a la escuela, se necesita una educación de calidad que brinde a los jóvenes las herramientas necesarias para afrontar un futuro incierto y un mercado laboral cada vez más competitivo; así como formas innovadoras de enseñanza y nuevas tecnologías que ayuden a mejorar el mañana, potenciando la educación como motor de desarrollo para contrarrestar la desigualdad y reducir la pobreza en América Latina y el Caribe.


Estas son siete tendencias que pueden transformar la educación de la región:


1. El poder del cerebro

Es posible que después de cumplir 25 años de edad, aprender nuevos conceptos e ideas sea más complicado. Varios estudios demuestran que niños y jóvenes aprenden más rápidamente, comparado con personas de mayor edad. Los nuevos hallazgos sobre el cerebro humano tienen un sitio prominente en el futuro de la educación. Los expertos sostienen que la manera en que el cerebro aprende y procesa la información debe ser el nuevo paradigma para una reforma educativa, especialmente para impulsar la alfabetización y el desarrollo cognitivo de los niños y jóvenes.

En la mayoría de los países, la capacidad de aprendizaje se ve limitada por prácticas de enseñanza obsoletas centradas en contenidos no vinculantes y de memoria, en lugar de enfocarse en habilidades y competencias.


2. Clases más allá de las aulas

Las nuevas tecnologías pueden ayudar a eliminar muchas barreras que eviten el aprendizaje. Los cursos online masivos y abiertos (o MOOC por sus siglas en inglés), permiten asistir a las más selectas instituciones educativas con un clic de distancia. Estas herramientas disponibles en múltiples idiomas pueden ayudar a personas con acceso limitado a la educación. Una formación interactiva, virtual y práctica promueve el aprendizaje continuo a lo largo de la vida, respetando los intereses y necesidades de cada persona.


3. Aprendizaje entre plataformas

En pleno 2021, todavía encontramos que muchas instancias educativas (y corporativas) en línea, están indicadas sólo para sistemas operativos en computadoras o laptops. Es decir, no están optimizados para sistemas operativos móviles.

Es preciso recalcar que la gente trae consigo todo el tiempo su smartphone. Entonces la tendencia aceleradora en estos años será el aprendizaje entre plataformas, lo cual significa hacer que el contenido educativo sea accesible en todas las dispositivos tecnológicos que utilizamos. La educación a través de puntos de conexión móviles aumentará el potencial de aprendizaje drásticamente.


4. Aprendizaje colaborativo y lúdico

Para muchos estudiantes en línea, el aislamiento puede ser un serio desafío. Afortunadamente, las escuelas y los profesores están cada vez más interesados en esta cuestión. Existe un esfuerzo creciente que implementa estrategias de aprendizaje colectivo en línea para enfrentar este desafío. El aprendizaje colectivo se refiere a la noción de que a menudo aprendemos mejor trabajando en grupos y aplica ejercicios con un deliberado enfoque orientado a objetivos, de modo que los estudiantes no solamente trabajan juntos en una actividad, sino que también aprenden activamente unos de otros, unos a través de otros y unos sobre otros. Todo ello mientras complementan juntos las tareas.

El aprendizaje lúdico o basado en el juego es la educación empaquetada dentro de un juego especialmente diseñado para educar al jugador dentro de una historia y un contenido interactivo. Todos estos juegos se utilizan a menudo en entornos educativos como escuelas, universidades y otras instituciones ya que proveen satisfacción, entretenimiento, resolución de problemas e interactividad, al mismo tiempo que nos educan sobre la importancia del tema en cuestión.


5. Microaprendizaje

El microaprendizaje es la última tendencia en el mundo de la educación. Es la práctica de estrategias en el corto plazo para el aprendizaje, el desarrollo de habilidades y la mejora continua combinando lo que más nos atrae: información relevante y emocionante, pero en pequeñas porciones.

La mayoría de la gente puede prestar atención durante pocos minutos u horas a la vez. Es mucho mejor pasar pequeñas cantidades de tiempo al momento de aprender y enfocarnos solamente en la información más esencial. Es en esta curva donde el microaprendizaje entra en juego.


6. Realidad virtual y realidad aumentada

La tecnología de realidad virtual es una de las más recientes adiciones a la tendencia mundial de la educación. Está presente en la mayoría de los aspectos de la tecnología virtual y el aprendizaje en línea. Exhibe un potencial sin igual cuando se trata de la educación.

Cuando un método, tesis o teoría se lleba a la vida 'real' a través de la visualización, es mucho más probable que tenga un impacto significativo. Los seres humanos somos criaturas altamente visuales y el aprendizaje a través de la observación es el siguiente paso lógico en la educación.


7. Un sistema educativo de calidad

Una educación de calidad es una de las formas más efectivas para que los países puedan reducir la pobreza y potenciar el crecimiento económico. Desafortunadamente, datos del Banco Mundial indican que solamente el 42% de los estudiantes latinoamericanos de escuela primaria alcanzan los resultados esperados para su edad en matemáticas. Los datos son aún más preocupantes para los grupos más vulnerables: en México, por ejemplo, el 28% de los estudiantes matriculados en los primeros años en las escuelas indígenas obtuvo una calificación positiva en la evaluación estudiantil nacional, a diferencia del 44% para los matriculados en las escuelas generales.

Todas estas tendencias mencionadas anteriormente, requieren de atención por parte de gobiernos, familias y estudiantes: no es suficiente únicamente aumentar el gasto en educación, sino que se deben hacer inversiones inteligentes, equitativas y medibles que permitan detectar qué políticas funcionan y compararlas con otras prácticas internacionales. ¿Y tú, cómo te imaginas la educación, las escuelas y a los estudiantes del futuro?


Fuentes:

https://www.bancomundial.org/es/news/feature/2018/08/08/las-tendencias-que-pueden-transformar-las-aulas-de-america-latina

https://www.multimedia.com.mx/2020/07/29/7-tendencias-en-cuanto-a-educacion-en-linea-en-el-corto-y-mediano-plazo/